La desmemoria

Anteayer hubo elecciones en Alemania al Bundestag, el Parlamento nacional que decide quien regirá el gobierno del país en los próximos años, esto es, el canciller. Cancillera, porque no hubo sorpresas y Angela Merkel ostentará el cargo unos cuantos años más en el país en el que resido. Ahí va un pequeño análisis, de un lego en política y de una manera absolutamente subjetiva.

Resumiendo los resultados: como se llevaba diciendo meses, Merkel (la CDU, conservadores) ganó sin apuros, pero no arrasó, es más, nota el desgaste. En parte, también como consecuencia del pinchazo de sus socios conservadores bávaros, la CSU. Esta vez su diletancia “Merkel Sí / Merkel No”, su apoyo o crítica al gobierno federal según pegue el viento, los castigó. Repugnante la deriva de los conservadores bávaros, más preocupados de conseguir el voto xenófobo que de construir algo. Su dominio sobre el estado más rico de Alemania sigue siendo férreo, pero se ven las grietas.

A los socialistas (SPD) sólo les queda el consuelo de que de esta vez fueron con el mejor candidato posible (Martin Schulz, ex-presidente de la Comisión de la UE) y poco más: consiguieron los peores resultados de su historia. Razones: el hundimiento general de la socialdemocracia europea (Francia, PSOE…) y que la SPD había participado en el último gobierno merkeliano (la “Gran Coalición”). Por tanto, sus críticas a la cancillera tuvieron poco recorrido: si hay un problema, los socialistas son percibidos cómo parte de él, no como la solución.

Por atrás, los Verdes se mantienen, la FDP (Liberales, como Ciudadanos pero con más historia) se recupera y los Linke, la izquierda de la izquierda, sigue ahí. Tal y como está el patio, Merkel precisa otra vez de una coalición: o bien con los socialistas o bien con los Verdes y los liberales. Nada nuevo.

Captura de pantalla 2017-09-26 a las 00.50.36
FUENTE: Spiegel. Gana Merkel pero en descenso. Los socialistas prosiguen su caída, los partidos “pequeños” se mantienen e irrumpen los extremistas de la AfD.

Pero la noticia es la irrupción por primera vez de un partido de extrema derecha en el Bundestag, Alternativ für Deutschland (AfD), xenófoba y eurófoba, populista y reaccionaria. Nada menos que un 13% de los votos, la tercera fuerza del parlamento, y la primera de la oposición si los socialistas entran en el gobierno.

¿Qué pasó en Alemaña? Primero, el contexto de las elecciones. El favoritismo de Merkel era indiscutible y las alternativas se diluyeron, el electorado notó el tedio y le faltó a motivación. Y por otra parte hay una parte que está enojada, muy indignada, cansada de que le digan que las cosas vayan bien cuando para ellos no es así. Alemania sigue siendo una de las grandes locomotoras económicas europeas y mundiales. Su superávit exportador es enorme, sus grandes empresas (automoción, químicas, financieras…) dominan el mundo. El paro cayó y hay más demanda de profesionales cualificados en muchos sectores de la que se pode cubrir.

¿Pero, a qué precio? La desigualdad económica se ha disparado, cada vez más gente malvive a pesar de tener un empleo o varios, mientras muchos jubilados no son capaces de seguir pagando con sus pensiones unos alquileres desorbitados, teniendo que buscarse uno de los famosos minijobs. La enseñanza es gratuita, incluyendo la universitaria, y sin embargo sólo acceden a la educación superior los hijos de clase académica y acomodada. Es decir, es muy probable que el hijo de un médico o ingeniero acabe en la universidad, pero si es hijo de un electricista su carrera será una sucesión de zancadillas para que escoja una formación profesional o algo menos cualificado. ¿Y los impuestos? Cada vez más, y más gravosos para los menos favorecidos, y por el contrario menos gasto social (sanidad, infraestructuras, etc.). Y un coste de la vida (energía, combustible, comida, transporte, y por encima de todo y ante todo: la vivienda) al ritmo de los más ricos y del que marquen los especuladores, aplastando a los de abajo. Todos sabéis que un médico o un ingeniero pueden conseguir aquí más de 3000 €/mes para comenzar, pero pocos saben que en la rica Alemania hay sueldos de 500 €/mes o menos por jornada completa, con un precio de la vivienda absolutamente demencial en las grandes ciudades… que es donde hay trabajo. En lo “Macro” el país va de cine, en lo “micro”, la justicia social, va de mal en peor. Alemania se está rompiendo, y Merkel no lo quiere ver.

Por lo tanto esta desigualdad está creando una gran masa de alemanes que sienten que están “perdiendo el tren”, que hay un bienestar y una bonanza que no los incluye, que están pagando una fiesta a la que no están invitados. Gente que trabaja duro (o ya no, pero que trabajó toda su vida) pero que no les vale de nada. O jóvenes que no pueden trabajar, gente que pierde continuamente nivel de vida y está supeditada a ayudas sociales o empleos precarios. Este es el cubo donde pesca la extrema derecha. Donde pescó la AfD lo que consiguieron pescar los abiertamente neonazis de la NPD en la última década. Porque estos son unos skinheads gañanes que siempre se están moviendo en el filo de la ilegalización por apología del nazismo. Los AfD son mucho más inteligentes. Bien, no mucho, son racistas, pero algo más sí. Es decir, estos partidos agrupan la una buena masa de idiotas, pero también la gente empujada por una realidad injusta que encuentra aquí una solución y una esperanza. Erradamente.

image-1168676-860-galleryfree-qtro-1168676
Frauke Petry, la candidata de AfD, no tuvo problema para utilizar la imagen de su propio bebé recién nacido para fines electorales.

No hay país más hostil legalmente contra la extrema derecha que Alemania. Aquí vas al trullo por llevar o poseer una bandera nazi, esvásticas, negar el Holocausto o saludar a lo Sieg Heil, aunque sea de broma. El examen de conciencia fue profundo y doloroso tras la derrota en la 2ªGM, en comparación como por ejemplo con Austria, más cómplice que víctima del nazismo. Los partidos y grupos neonazis son sistemáticamente ilegalizados. Eso vetó su entrada en la vida política, como por ejemplo con el partido extremo NPD, pero no la eclosión del neonazismo, sobre todo en los estados del Este. Hace falta añadir que la desigualdad de la que he hablado antes también es regional: la Reunificación de la RFA con la RDA fue un timo y una decepción, una absorción del Este por parte del Oeste con las reglas de juego de este último, en la que además se desvertebraron las estructuras económicas y sociales del comunismo sin poner nada a cambio. Las industrias cerraron y la juventud quedó a merced de la emigración hacia el rico oeste o de subsistir con la beneficencia. Aquí renace el nazismo, aquí explota la xenofobia en Lichtenhagen en 1992 y aquí, en estos estados, es la AfD la segunda fuerza. En Sajonia, la primera. Curiosamente, los estados donde la inmigración es menor.

Y dale que te pego con la procreación y el racismo. Una mujer embarazada (supongo que no será otra vez la propia Petry) y el eslogan: “Nuevos alemanes? Los haremos nosotros mismos”. Qué sutil.

En este caldo, merkelismo sin vislumbrarse cambios, desigualdad y combate entre la memoria de lo que pasó con el nazismo y la xenofobia, comienza a crecer Alternativ für Deutschland. Fundado hace seis años como partido eurófobo (contrario a la UE y al Euro) y conservador, los acontecimientos lo derivaron hacia un partido xenófobo, radical y contrario al establishment de la democracia alemana, lo que le hace ganar simpatías entre los descontentos.

pegida-galgen
Horcas preparadas en la manifestación de Pegida para Siegmar Gabriel (SPD) y Angela Merkel. Adorables, ¿no? Fuente: Die Zeit, foto © Hannibal Hanschke/Reuters

La crisis de los refugiados fue la mecha que hizo explotar el racismo en muchos puntos de Alemaña. No crearlo, ya estaba allí, enlarvado. Acogidos con generosidad en un principio por Merkel (a Roma lo que es de Roma) pero con escasa organización y visión de futuro, les proporcionó a los radicales los enemigos perfectos. No podían ser otra vez los judíos (demasiado pocos en la Bundesrepublik actual) ni los turcos (demasiados, y ya muy integrados): los enemigos eran los refugiados, los munsulmanes, los terroristas. En Dresde nació la Pegida para “defender” (sic) la “Patria” de los “invasores islámicos”, “terroristas” (que vienen huyendo justo de los terroristas, pero a los racistas no les gustan los matices) y los “traidores” de los gobernantes. “Wir sind das Volk”, “Somos el pueblo”, berrean, como diciendo, “Vosotros no, sois traidores”. La AfD fue lista de sobra para absorber ese discurso de la cólera y el odio pero sin arriesgarse a llevar ellos mismos las pancartas en las manifas, que concluyen siempre con cánticos y soflamas nazis. Los de AfD niegan ser neonazis, pero absorben sin complejos movimientos radicales como los “identitarios”, nacionalistas radicales, antisemitas y racistas. Por fuera tienen la imagen de Frauke Petry, su lideresa: radical contra la “vieja política”, ideas pocas pero claras, determinar culpables de las cosas malas y aportar soluciones (inmigrantes fuera, prohibir el islam, volver al marco alemán y poco más). Por dentro: el racismo de siempre y un discurso más sencillo que el mecanismo de una chancleta. Pero funciona.

No importan los hechos ni la realidad, sino la percepción de la gente. La nueva extrema derecha rechaza a la prensa convencional (“Lügenpresse“, prensa mentirosa) e intoxica las redes sociales con noticias falsas (atrocidades cometidas por musulmanes malos malísimos, que son ocultadas por los poderes y la prensa) que proliferan como un cáncer sin ningún control, y son creídas por quien quiere creerlas. La versión germanofacha de las fake news.

No me preocupa intrinsecamente la AfD. Son demasiado idiotas para mantener su propio partido unido (Petry abandona el grupo parlamentario da AfD) y no podrían gobernar con éxito ni una comunidad de vecinos sin llevarla al colapso. Me preocupa más ese sentimiento, esa masa de gente que piensa que todo es culpa de los refugiados y los extranjeros, que tiene nostalgia de una sociedad que nunca existió y que traga con discursos tan simples. Ese desfavorecimiento, esa desigualdad que facilita estos fenómenos que sólo pueden engendrar cosas terribles. Ya lo vivimos, ya lo sabemos. Pensábamos que en Alemania no, que aquí no prendería esa lacra, porque se había hecho un bueno trabajo para tener presente lo acontecido en el pasado. Nos equivocamos.

Los nazis hace 90 años eran un partido con representación inferior a la actual de la AfD. Pero luego vino una crisis económica, y pasó lo que pasó. Recordémoslo.

20160821_0099
Fuck AfD. No nos olvidemos que el 87% de los votantes alemanes rechazaron esa basura. Foto en Flickr de Mike Powell aka Elektrollenlace e licencia.

LER ESTE ARTIGO EN GALEGO

Kehlsteinhaus, el Nido del Águila, la cabaña de Hitler

22-IMG_20170626_142853
Kehlsteinhaus, Berchtesgaden (Baviera, Alemania). El “Nido del Águila”

Estuve por la hermosa comarca de Berchtesgaden de vacaciones, en el sureste de Baviera, al pie de los Alpes y a un tiro de piedra de Salzburgo e Austria. Allí hay una visita casi obligada entre el morbo, el interés histórico y la pura visita turística, ya que es un sitio precioso: la Kehlsteinhaus, la cima de una montaña donde Adolf Hitler se hizo una cabaña, el Nido del Águila. El lugar bien merece unas líneas.

Existe la creencia de que esa casa (la de la foto), en la cima de la montaña Kehlstein (1820 m de altura) para trazar sus planes maquiavélicos mientras disfrutaba del aire de montaña durante sus vacaciones. No es exactamente así, aunque tampoco es del todo falso. Vayamos por partes.

Mal ano - Bad year

Las casas-posadas en las cumbres de las montañas nos parecen una idea muy loca y exótica, pero son muy comunes en los Alpes, primero como refugio de pastores y montañeros y después recicladas a la hostelería como restaurantes. Esa casa en concreto ya existía desde el siglo XIX, con diferentes dueños y denominaciones. Durante la dictadura fue adquirida por el Partido Nazi para agasajar con ella al Führer, Adolf Hitler. No sólo eso, sino que se construyó una carretera desde la base, un túnel de 124 m de largo y un lujoso ascensor dorado, para ascender sin esfuerzo a la cúspide salvando otros 124 m de altura en vertical. Una obra ingente y disparatada, diseñada por Martin Bormann y en la que fallecieron 14 obreros.

Hitler convirtió la posada en una “Casa de Té” para recibir a sus visitas diplomáticas. Todas las visitas estaban escenificadas paso a paso: impresionando a los visitantes con la subida, para dar al oscuro túnel, el ascensor dorado y después la casa de la cúspide, con sus impresionantes vistas, desde el lago Königsee hasta el valle de Berchtesgaden. Se lo regalaron por su 50º cumpleaños. No me digáis que no es un detallazo. Sobre todo cuando los que mueren excavando la montaña son otros.

Túnel de Kehlsteinhaus
Túnel hacia el ascensor.
Bundesarchiv Bild 183-H12478, Obersalzberg, Münchener Abkommen, Vorbereitung.jpg
Hitler recibe a Chamberlain. Von Bundesarchiv, Bild 183-H12478 / Unbekannt / CC-BY-SA 3.0, CC BY-SA 3.0 de, Link

Este recorrido fue hecho por dos primeros ministros de Gran Bretaña, Lloyd GeorgeChamberlain, este último previo a la rúbrica del Tratado de Munich, en el que Checoslovaquia tuvo que cederle los Sudetes al Reich, a cambio de no iniciar una guerra. Como luego se vio, por poco tiempo. También acogió entrevistas con embajadores, incluido el de la España de Franco, el Marqués de Magaz, o también el primer ministro de Austria, para amenazarlo y chantajearlo previamente a la Anexión (Anschluss) de Austria al Reich, con las consecuencias que todos conocemos. Es un lugar clave para entender la historia de Alemania y de Europa en aquellos oscuros tiempos.

Ahora vienen las contradicciones, estad atentos. Alemania está salpicada de “casas de Hitler”, porque cuando era Führer las recibía de regalo de los lameculos de turno: corporaciones locales del Partido, ayuntamientos, etc. (Ejemplo: a Casa Vermella de Passau), inmuebles que en su vida Adolfo visitó pocas veces o ninguna y que tras la derrota fueron demolidos o ocultados por los aliados para evitar el “turismo nazi”. Este no es el caso, dada la magnitud de los hechos históricos que allí ocurrieron. A pesar de todo, Hitler detestaba la casa de Kehlsteinhaus: los rumores decían que padecía de vértigo y que odiaba las alturas, y toda la idea en conjunto le parecía peligrosa, porque era un lugar desprotegido ante posibles bombardeos o rayos (en serio). Sólo subía cuando venían aquellas visitas del extranjero, en total, no más de una docena de veces, y no más de media hora cada una de ellas. Pero también leemos que pasaba muchísimo tiempo en Berchtesgaden (entonces, Obersalzberg) y que ese era su Cuartel General después de la capital Berlín. ¿Cómo se explica esto? La respuesta es sencilla: “ABAJO”.

Efectivamente, Adolfito no paraba mucho en la cima de la montaña, que es un buen lugar para tomar una cerveza mirando el paisaje (un té, en su caso, detestaba el alcohol), pero poco aconsejable para pasar largas temporadas, ya no digamos con mal tiempo. Donde montó su chiringuito fue más abajo. Los nazis adquirieron la posada de Berghof, y toda la comarca circundante de Obersalzberg. Compraron todos los terrenos a sus propietarios, y si no aceptaban, los expropiaban y los mandaban al campo de concentración de Dachau. Una comunidad tradicional entera de pastores y labradores fue expulsada de sus tierras, que se convirtieron en un gigantesco acuartelamiento nazi.

Hitler hizo de Berghof su residencia de verano, y desde allí trazó planes, leyes, batallas y fechorías. Ya iba por Obersalzberg de vacaciones antes de ser Führer, pero a una residencia mucho más modesta. Alrededor del Berghof, un terreno firmemente custodiado por el ejército, cerrado al público, con cuarteles de la SS y la Gestapo, búnkeres y túneles de emergencia para una posible resistencia y huída, aunque, como sabéis, moriría en su búnker de Berlín. Y, por supuesto, la montaña y la casa de Kehlsteinhaus. En Berghof pasaba sus vacaciones, y si ese despojo humano fue feliz en algún sitio, fue en Berghof, un paraje idílico y a la vez firmemente protegido por los suyos. Y en lo político y militar, si sus ministros Göbbels, Himmler y compañía necesitaban algo de su Führer, tenían que emprender un largo viaje al sur del País.

 

Bundesarchiv B 145 Bild-F051673-0059, Adolf Hitler und Eva Braun auf dem Berghof.jpg
Con Eva Braun en Berghof, 1942. Fuente: Von Bundesarchiv, B 145 Bild-F051673-0059 / CC-BY-SA, CC BY-SA 3.0 de, Link
montage-magda
Una asidua en Berghof que visitaba con frecuencia a Adolfito era la por entonces famosa actriz Magda Schneider, que tenía casa en Schönau am Königsee, muy cerca. También con su bebé Romy, nacida en el 38. Si, Romy Schneider, la inolvidable actriz de Sissi Emperatriz. Tiene un museo a la orilla del lago Königsee (Romy, no Magda), donde vivió su infancia. Fuente: página, a su vez tomado de los archivos del INA.
csm_Farbpostkarte00k_1d89afddeb
Todo el acuartelamiento de Obersalzberg, incluída la casa Berghof (nº1). Fuente: Dokumentation Obersalzberg
Postal Berghof
Postal con Berghof de Hitler, y las casas de Bormann y Göring. Fuente: Dokumentation Obersalzberg

Vídeo familiar de Hitler en Berghof filmado por su compañera Eva Braun. Aquí lo tenéis pasándolo pipa en las montañas, recibiendo visitas en su bucólica posada-gasthof, sin apreciarse que estaba protegido por una fortificación militar inexpugnable. Sin apreciarse tampoco que Europa ardía en guerra y millones de personas morirían en campos de concentración. Pero no aquí.

Siempre se habla del Nido de las Águilas (o del Águila) o Kehlsteinhaus y pocas veces del Berghof, cuando se calcula que en este último lugar Hitler pasó la tercera parte del tiempo de su triste dictadura, unos cuatro años en total. ¿Por qué? Influye el hecho de que Kehlsteinhaus se conservó hasta nuestros días, pero no el Berghof.

Bundesarchiv Bild 183-2004-1202-502, Obersalzberg, Hermann Göring, Adolf Hitler
Hitler y su ministro Göring en el Berghof, haciendo cosas de nazis. Atribución: Bundesarchiv, Bild 183-2004-1202-502 / CC-BY-SA 3.0 [CC BY-SA 3.0 de], via Wikimedia Commons
Hitler animal
No tengo ni idea de si esto fue en Obersalzberg, par la imagen siempre me ha hecho mucha gracia. Y estupor. Fuente: By AdrianDrozdek (Own work) [CC BY-SA 4.0 (Link), via Wikimedia Commons
¿Que pasó tras la derrota nazi?

Los aliados bombardearon y tomaron el acuartelamiento de Obersalzberg. Por añadidura los nazis le prendieron fuego en su retirada. La casa de la cumbre, el túnel y el ascensor de Kehlsteinhaus, sin embargo, resultaron intactos.

Stars & Stripes & Hitler Dead2.jpg
De US Army – Stars and Stripes, the official US Army magazine, Gemeinfrei, Link

En los años de la posguerra el recinto fue administrado por el ejército estadounidense, que además lo promocionaba como posibilidad turística entre sus oficiales. En los primeros años cincuenta se retiraron y cedieron la zona al Estado Federal de Baviera. En el traspaso de poderes acordaron la voladura de las casas de Hitler (el Berghof), de Göring y de Bormann. Los restos de los edificios militares nazis que quedaban fueron destruidos y la zona reforestada. Quería evitarse el “turismo nazi”, de simpatizantes de extrema derecha, nostálgicos del III Reich o historiófilos morbosos.

 

Sin embargo, los americanos siempre vieron las posibilidades turísticas de la casa de Kehlsteinhaus y la conservaron, y les gustaba llamarle el Eagle’s Nest, el Nido del Águila (o el Eagles’ Nest, el Nido de las Águilas), un nombre que ganó popularidad en todos los idiomas a pesar de ni ser un topónimo tradicional del lugar ni haberse usado nunca en la época nazi, pero que aumentó la categoría de leyenda de la casa de la cumbre. De hecho, los EEUU tienen una buena parte de responsabilidad en que este lugar sea tan popular en todo el mundo.

Sólo es posible llegar arriba con autobuses que parte de una base donde se edificó un Centro de Documentación en el 1995 para los interesados en la historia, donde se puede entrar en parte de los búnkeres (yo no los visité). Efectivamente, esa base de donde parten los autobuses está donde se hallaba el acuartelamiento nazi, pero hoy no queda nada de éste, ni siquiera las ruinas. Tras el trayecto en bus por la carretera estrecha de montaña que construyera Bormann para su Führer, se entra caminando por el túnel y se sube en el ascensor. Arriba, por fin, la casa de Kehlsteinhaus, o si lo preferís, el Nido de las Águilas. Es sólo un restaurante repleto de turistas, con una minúscula exposición que explica un poco la sórdida historia del lugar en aquellos años. Pero el atractivo de la casa, entonces y ahora, son las impresionantes vistas, 200 km a la redonda, desde el lago Königsee, el monte Watzmann, el macizo Untersberg hasta divisar las montañas de Salzburgo, ya en Austria.

Kehlsteinhaus - Pano

Vista desde Kehlsteinhaus

Evidentemente, el lugar tiene un valor natural intrínseco impresionante, si obviamos su uso en los años treinta y cuarenta. Se puede subir incluso desde la base, pero sólo se lo recomiendo a expertos montañeros con buenas piernas y seis horas disponibles para el ascenso. Incluso olvidando estos datos, uno también se puede interesar en aprender algo más sobre la historia. Pero no se puede obviar cierto dilema moral. Se puede disfrutar de una sabrosa cerveza de trigo en ese entorno espectacular, y defenderse diciendo que la casa ya estaba ahí y que Hitler no hizo las montañas ni el paisaje, que sólo se aprovechó de ellos. Pero dudo que tuviese tantos turistas (incluyéndome a mí: hipocresías, las justas) si no fuera por haber sido de cierto modo “la casa de Hitler”. Pero pocos conocen, o mejor dicho, a pocos les interesa que ese espectacular túnel y ascensor fue construido a costa de trabajo seguramente esclavo y vidas humanas, y que además Hitler aborrecía ese sitio y que vivía más abajo. Y que ese “más abajo” fue invadido por los nazis tan sólo porque a Adolf le gustaba ese sitio antes de ser Führer, y que sus habitantes fueron expulsados de sus casas para siempre para que Adolf y sus nazis estuvieran a gusto. Vale que no fue la barbaridad más grande que cometieron esos malnacidos, ni siquiera estaría en el top diez, pero para Obersalzberg fue una tragedia, no una bendición que les iba a traer turismo décadas más tarde.

Königsee from Kehlsteinhaus
Vista del lago Königsee al lado del monte Watzmann, desde la cima de Kehlsteinhaus.

Las autoridades alemanas son siempre ejemplares en la divulgación crítica de su propia dictadura y en su trabajo con su memoria histórica, ni comparar con el caso de España. Pero, en este caso, no sé si se han dado los pasos adecuados, como derrumbar una casa y dejar la otra porque “es bonita” y “atrae turismo”. Aunque desconozco la solución, que dudo también que sea cerrarla o destruirla. Sobran cumbres y montañas en Berchtesgaden, y esta es la más visitada, por algo será. Sea por su belleza, sea por el horror que esconde. Pero cada uno que tome sus conclusiones. La visita vale la pena, cuando menos.

Atribución de las imágenes: las fotos históricas, la debidamente indicada al pie de las mismas. Las actuales de Kehlsteinhaus son de mi autoría y pulsando en la imageh se puede ver la fuente de las mismas en mi espacio de Flickr.